Cómo Blanquear Tu Piel En Solo 1 Día Con Jugo De Limón

Cómo Blanquear Tu Piel En Solo 1 Día Con Jugo De Limón

Muchas veces te pasas la vida buscando la manera más fácil y económica de blanquear tu piel, sin que tengas que gastar mucho dinero en ingredientes que tal vez no tengas libres en casa, además te preocupas pues el remedio que utilices sea de verdad eficaz y que no te cause daño.

El procedimiento de usar el vapor como antídoto casero para blanquear la piel no es algo del otro mundo, ten por seguro que será simple de preparar en tu casa sin necesidad que tengas que pedir algún género de ayuda.

El vapor para blanquear la piel es perfecta pues aparte que te dejase una piel joven y sin imperfecciones, al tiempo, cumple como un efecto hidratante, es por esto, que el vapor en la cara, hoy día, es empleado para blanquear la piel.

Remedios a base de vapor para blanquear la piel

Existen múltiples remedios caseros en los que vas a poder aplicar utilizando un implemento muy importante como lo es el vapor sin necesidad que te debas dirigir a centros de estéticas en los que hay productos químicos que pueden muchas veces irritar tu piel, además, estos remedios aplicados en casa son sanos y completamente naturales.

1. Vapor de manzanilla

El vapor de la manzanilla por sus propiedades, es usado para blanquear la dermis merced a que ayuda a deshacerse de la piel muerta y al mismo tiempo, actúa como barrera protectora contra las bacterias que pueden ocasionar daños en la pigmentación de la piel.

Coloca en una olla de aluminio, medio litro de agua y lo dejarás que hierva, entonces agrégale 6 cucharadas de manzanilla o bien si la tienes en papeletas, solamente debes emplear tres. Cuando veas que comienza a hervir nuevamente, y esta vez es el vapor de la manzanilla, acerca con mucho cuidado de no quemarte la zona que desees blanquear.

Este es un antídoto que lo deberás hacer preferentemente en las noches antes de irte a dormir, aplícalo por varias semanas solo 5 minutos y veras como se blanquea tu piel de una forma simple.

2. Vapor de arroz

El arroz es un cereal que se emplea no solo para la alimentación si no que también es empleado en muchas ocasiones para recuperar la belleza y la blancura de la piel, lo que hace que su vapor también sea igual de bueno para blanquearla.

Cuando vayas a cocinar el arroz para tus comidas, puedes aprovechar la ocasión de agarrar el vapor que te ayudara a que tu piel se blanquee. Prepara tu arroz como de costumbre, y, al este comenzar a hervir, el vapor que sale de la olla lo llevarás a la zona que deseas tratar.

Tienes que dejar que tu piel adsorba el máximo de vapor que puedas aguantar, repite este proceso las veces que quieras al día, mas, debes tener demasiado cuidado, las veces que lo vayas a realizar, no debes mojarte, debido a que estas tratando con vapor.

3. Vapor de ajo y miel

El vapor de ajo con la miel ayudase a que la piel se regenere, suprimiendo esas células que ya están muertas y que lo que hacen es oscurecer la piel, además es un perfecto atacante de las bacterias que causan daños en los poros.

Así aclarar la piel para siempre , consiguieras aclarar las máculas de la piel, exfoliándola muy profundamente, hidratándola y rejuveneciéndola.

Lo primero que vas a poner es a hervir medio litro de agua, al lado de cuatro dientes de ajo y 3 cucharadas de miel. Cuando este empiece a hervir, lo que tienes que hacer es conducir la parte perjudicada al vapor y déjalo allá por cinco minutos.

Retira la zona que deseas tratar del vapor y envuélvela con una toalla limpia unos minutos, repite el proceso tres veces a la semana. Veras que en menos de lo que imaginas obtendrás grandes resultados.

4. Vapor de melón

El vapor del melón merced a las propiedades esenciales y naturales del melón es ideal para aclarar la piel, hidratarla nutrirla fortalecerla y suavizarla.

Preparación y aplicación

En un tazón de aluminio pone dos vasos de agua junto con 5 cucharadas de melón, debes agregar cinco gotas de aceite de almendras. Cuando empiece a hervir, coloca la una parte de tu piel que quieres aclarar o bien blanquear dejándola que absorba lo más que pueda del vapor, con mucho cuidado de no quemarte con el envase.